Miercoles 17 de Enero del 2018
ARTE Y CULTURA / 02 MAY 2015

La Ciudad de México donó más de 2.000 libros para la Biblioteca Nacional de Argentina

En el marco de la 41° Feria del Libro de Buenos Aires, la Ciudad de México, la invitada de honor de esta edición, realizó, en la tarde de ayer, una donación de más de 2000 libros hacia la Biblioteca Nacional de Argentina.

 La misma fue realizada por el Embajador de México, Fernando Castro Trenti y el Secretario de Cultura de la Ciudad de México, Eduardo Vázquez Martin, hacia la Ministra de Cultura de la Nación de Argentina, la Sra. Teresa Parodi y al Profesor Horacio González, Director de la Biblioteca Nacional.

 

El primero en tomar la palabra fue el Secretario Vázquez quien expresó que "la Ciudad de México y Buenos Aires son dos ciudades amigas, que dialogan y que hoy conviven a través de los libros”. También evocó la relación entre escritores mexicanos y argentinos como Alfonso Reyes y Jorge Luis Borges, y resaltó la importancia de José Revueltas, Octavio Paz y Carlos Fuentes en la literatura latinoamericana.

Con respecto a la donación ponderó el cariño que le tienen los argentinos a una entidad como la Biblioteca Nacional. Al referirse al Profesor Horacio González, lo elogió como director de la misma y agregó que "estos libros no podrán tener mejor destino que el epicentro de la cultura. Hoy son de todos".

 

El Presidente de la Fundación El Libro, Martín Gremmelspacher, agradeció el "enorme gesto de la Ciudad de México. "Hoy una parte de México, está presente en Argentina”.

 

El Embajador de México entregó simbólicamente tres libros a la Ministra Parodi. Las obras Ciudad, sueño y memoria, El polvo de los Antepasados y México Tenochtitlán fueron las elegidas. Asimismo otras tres fueron escogidas: El exilio español en la Ciudad de México, Un lugar común: 50 fotógrafos y la Ciudad de México Así somos: Andrés Audifred y su México, esta vez entregadas por el Secretario de Cultura Vázquez Martin al Sr. Horacio González.

 

Cuando fue el turno del Director de la Biblioteca Nacional en tomar la palabra, enalteció a México como país, no sólo por el enorme gesto de la donación, sino que lo definió como “un país de refugio, que acogieron a aquellos revolucionarios que eran perseguidos. México siempre ha sido una patria generosa, sin importar el tipo de gobierno que estuviese en ese momento. De allí la profunda relación que ha existido con Argentina”. El profesor González recordó a uno de los escritores más revolucionarios de México: José Revueltas, e hizo público el pedido de rendirle homenaje por su valentía política y debate crítico.

 

Como símbolo de la hermandad entre ambos países el Embajador Castro Trenti dijo que esta donación representó una nueva unión entre los corazones mexicanos y argentinos. Hizo referencia al Día del Trabajador, donde, con un paralelismo entre esa fecha y la Feria del Libro dijo: “Hoy celebramos el día del trabajo, como una fecha en la que se conmemora la lucha social. Lo mismo deberíamos hacer con la cultura. Tanto el trabajo como la educación generan superación, ayuda a defender los valores y la esencia de querer progresar. Nada mejor que los libros para lograr eso”.

Además el Embajador envío saludos del Presidente de México, Enrique Peña Nieto para los argentinos y en especial para la Sra. Presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner.

 

Como última oradora la Ministra Teresa Parodi manifestó su emoción y también se refirió a México como uno de los países por excelencia que recibió a ciudadanos argentinos cuando “la dictadura militar de Argentina diezmaba a toda la población” y agregó: “México nos abrazó solidariamente; así creció el amor, generando los mismos sueños y desear vivir con la misma esperanza”.

 

Finalmente rememoró palabras del escritor Ray Bradbury, quien solía decir que “sin bibliotecas, no tendríamos pasado ni futuro” y preponderó a la entidad que preside el Profesor Horacio González.  “Gracias Horacio y a todos por abrir las puertas de la Biblioteca Nacional una vez más. Hoy somos felices”.