Sábado 29 de Abril del 2017
ENTREVISTAS Y OPINIóN / 16 MAR 2014

Beneficios de la actividad física regular

El entrenador físico Daniel Tangona nos explica a continuación por qué es tan importante el entrenamiento físico, y nos presenta sus perspectivas sobre esta temática.

La perfecta combinación entre el cuerpo y la mente implica la práctica de algún deporte o la realización de actividad física. Ello nos otorga una condición más saludable, alejándonos del sedentarismo, tornando nuestro cuerpo más ligero y nuestra mente más despierta y dispuesta a los desafíos que se nos presentan en nuestra vida cotidiana.

El Instructor Daniel Tangona nos explica a continuación por qué es tan importante el entrenamiento físico, y nos presenta sus perspectivas sobre esta temática.

 

¿Por qué entrenar?

Mejora el rendimiento físico.

Realizar un entrenamiento cotidianamente mejora el rendimiento que podemos tener con nuestro cuerpo. Al acostumbrarnos a una determinada rutina fortalecemos nuestros músculos, cuidamos nuestro cuerpo y sanamos nuestra mente.

Reduce los niveles de colesterol malo.

Uno de los factores que determinan una baja en los niveles de colesterol malo es el entrenamiento físico realizado a diario, porque el organismo quema grasas.

Aumenta los niveles de colesterol bueno.

Una actividad física regular nos mantiene óptimos y con buena salud.

Disminuye la presión arterial.

Como sabemos, uno de los conflictos de salud más comunes en el mundo de hoy es sufrir de presión arterial. La actividad física regular ayuda a disminuir ese riesgo.

Disminuye los niveles de azúcar en sangre.

Cuando realizamos un buen entrenamiento quemamos grasas y liberamos también todos aquellos elementos que dañan nuestro cuerpo como el azúcar en nuestra sangre.

Retrasa el desarrollo de enfermedades coronarias.

Con un entrenamiento físico que se amolde a nuestras necesidades mejoramos notablemente el riesgo de enfermedades cardíacas.

Produce un efecto beneficioso en el ánimo del deportista.

Entre los posibles problemas derivados de la práctica de actividad física el más frecuente es el riesgo de lesiones músculo-esqueléticas. Este es fácil de evitar si no se cometen excesos y el nivel de actividad aumenta de forma lenta y progresiva hasta alcanzar el ritmo deseado. Por otro lado, si bien es cierto que el ejercicio físico intenso aumenta considerablemente el riesgo de eventos cardiovasculares (infarto agudo de miocardio o muerte súbita cardíaca), tanto en individuos previamente sedentarios como en aquellos que realizan actividad física de forma constante, el riesgo global sigue siendo claramente inferior en éstos últimos.

Los beneficios nombrados harán efecto desde el primer día en que comencemos nuestra rutina de ejercicios. Es muy importante que antes de realizar cualquier tipo de actividad física seamos examinados por especialistas para asegurarnos de que no exista ningún tipo de problema cardíaco, hipertensión, diabetes, lesiones anteriores en articulaciones o músculos, entre otros padecimientos. Luego de esto, podemos analizar y definir qué tipo de actividad física es la más adecuada para cada uno.

Un error muy común es el de comenzar a realizar ejercicios en un gimnasio o al aire libre sin la supervisión de un especialista, lo cual puede ser perjudicial para la salud. Extrapolando el ejemplo a otras situaciones, como cuando tenemos un problema judicial, recurrimos a un abogado. Si quiero revisar mis dientes, voy al dentista. Entonces, si quiero hacer ejercicio para ponerme en forma, ¿por qué no busco a un especialista en actividad física? Debemos recordar que la finalidad del ejercicio físico es que provoque beneficios para la salud, no que la deteriore.

La situación ideal para obtener los mayores resultados y beneficios terapéuticos es realizar ejercicio todos los días, incluso varias veces al día. Comúnmente, por problemas de tiempo esto se hace imposible de llevar a cabo, por lo tanto, lo mínimo recomendable es realizar ejercicio dos o tres veces por semana para obtener resultados duraderos y beneficiosos.

El tiempo recomendado para realizar actividad física es de media hora de trabajos de flexibilidad y fuerza, y otra media hora de entrenamiento aeróbico.

El sedentarismo es uno de los principales factores de la producción de enfermedades cardiovasculares, obesidad, depresión, tabaquismo, hipertensión, diabetes, etc.

 Dos tercios de la población poseen enfermedades no transmisibles asociadas al estilo de vida y las conductas. Para producir un impacto que aumente el nivel de su salud y disminuya el riesgo de las enfermedades es imperioso que modifique sus hábitos de vida teniendo una vida más activa.

 

Instructor Daniel TANGONA

Diplomado en Management y Marketing Deportivo y Diplomado en Sports, Media y Entertainment – ESEADE – Deloitte

Entrenador Personal Certificado por la National Council on Strength & Fitness –

NCSF-NCCA - USA

www.tangona.com

Tw: @tangonabootcamp

Fb: Daniel Tangona

Cel. Buenos Aires: 153-639-1200

Cel. Punta del Este: (094) 480006