Sábado 23 de Septiembre del 2017
MUNDO / 09 NOV 2016

Donald Trump: "Seré el presidente de todos los estadounidenses"

"Perdón por haberos hecho esperar, se me habían complicado unos asuntos". Donald Trump comenzaba así, con uno de sus típicos chistes, su primera comparecencia pública para celebrar la victoria en las urnas que le ha llevado a convertirse en el 45º presidente electo de Estados Unidos. Pero, excepto por esa broma, el millonario ha adoptado un tono inusualmente conciliador en su primer discurso tras arrebatarle las llaves de las Casa Blanca a Hillary Clinton.

 La prueba es que se ha deshecho en elogios hacia la candidata demócrata, a quien el millonario hasta hace unas horas insultaba duramente y amenazaba con llevar a la cárcel en caso de convertirse él en presidente, como ha ocurrido.

"Acabo de recibir una llamada de Clinton. Nos ha felicitado por la vitoria", aseguraba Trump al filo de las 3.00 de la madrugada de Nueva York, las 9.00 horas en España, rodeado de su mujer Melania y de sus hijos. "Yo le felicito a ella por su gran campaña y por los servicios que ha prestado al país".

Trump por ahora ha optado por dejar de lado los gritos, los exabruptos y la agresividad que le han caracterizado durante toda la campaña electoral. "Seré el presidente de todos los americanos", ha asegurado. Pero también se ha reafirmado en que cumplirá todas las promesas que ha hecho durante la campaña electoral.

"Haremos realidad todos nuestros sueños. No hay nada que no podamos conseguir. Nos merecemos lo mejor", aseguraba, interrumpido de vez en cuando por los gritos entusiastas de sus seguidores, que coreaban a pleno pulmón: "U-S-A, U-S-A".

Voluntad de buenas relaciones del exterior

El próximo inquilino de la Casa Blanca ha señalado también su voluntad de tener "buenas relaciones con el exterior" y que "seremos justos con todos los pueblos y las naciones". Y, por supuesto, ha hablado de economía, que junto con el descontento es uno de los grandes motivos que le han llevado a convertirse en jefe de Estado y del Gobierno del país más poderoso del mundo. "Duplicaremos nuestro crecimiento y seremos la economía más fuerte del mundo", ha indicado.

Quien sin embargo no hablará esta noche es la gran derrotada: Hillary Clinton. Así lo anunciaba al filo de las 2.15 de la madrugada hora de Nueva York (las 08.15 horas españolas) John Podesta, el jefe de la campaña electoral democrática, hablando ante los cientos de personas que se concentraban en el cuartel general de Hillary en Nueva York.

"Hillary Clinton ha hecho un trabajo increíble y todavía no está terminado, hablaremos mañana, ahora iros todos a dormir", indicaba. Unas palabras que sugerían la posibilidad de que los demócratas solicitaran un recuento de votos en algunos estados y que sin duda rompe con la tradición estadounidense según la cual el candidato que pierde las elecciones reconoce públicamente al concluir el recuento de votos su derrota y la victoria de su contrincante.

Sin embargo, las palabras de Trump asegurando que Hillary le ha llamado para darle la enhorabuena por su vitoria parecen frenar la posibilidad de que los demócratas contesten el resultado de los comicios.